Carta abierta a Pepa Bueno

La Sra. Pepa Bueno, aparte de excelente profesional, tiene la Santa Paciencia de contestar los Tweets que algunas personas como yo tenemos el atrevimiento de dirigirle. La siguiente carta es respuesta a uno de ellos.

Querida Pepa:

Desde niño he seguido los informativos de RTVE. El “Noticiario” que como tú, unos meses más joven que yo, veía en un único canal en blanco y negro. Uno de mis primeros recuerdos de entonces es el de mi paisano Lalo Azcona (http://goo.gl/x43oSt), aunque él diga que es imposible que tenga constancia de su paso por TVE por mi juventud en aquella época.

Cizaña3

Como millones de españoles crecí a la vez que RTVE. Si midiésemos su “share” por mi fidelidad y la de mi familia a la cadena en los últimos 30 años, las demás empresas del sector se dedicarían exclusivamente a los programas de nigromantes y tele-venta.

Mis problemas con RTVE comenzaron cuando el tono y enfoque de los informativos sufrieron el devastador “efecto Urdaci”. Con el máximo respeto al Sr. Urdaci y, como no, un poco de buen humor, no me resisto a decir que su presencia en la pantalla me recordó desde el primer día a Detritus, el personaje de “La Cizaña” de Asterix. El episodio “CE-CE-O-E”, y verme obligado a seguir los dolorosos acontecimientos del 11M en la BBC y la CNN colmaron el vaso: dejé de pulsar el número 1 del mando a distancia.

Cuando Urdaci decidió hacer carrera en otros sectores volví a RTVE. Creo que se inició entonces uno de los periodos más brillantes de la cadena. Corrígeme si me equivoco pero eráis líderes de audiencia y teníais los informativos más valorados. Tú, en particular, cenabas a diario, sin saberlo, con mi esposa y mis dos hijos.

No recuerdo las fechas con exactitud, pero diría que la debacle definitiva de la televisión pública comenzó hacia 2011. Parece que el gobierno traía consigo una ouija y con ella logró hace más de dos años la resurrección de Joseph McCarthy. En medio de este dislate, creo recordar que tu salida y la de Ana Pastor se produjeron en el verano de 2012.

Como uno es de naturaleza peleona y la experiencia le ha enseñado que las quejas, cuando se formulan con respeto, pueden llegar a remediar ciertos males, escribí a Dña. Elena Sánchez Caballero (Defensora del Espectador en RTVE). Le manifesté brevemente mi incredulidad e indignación ante los ceses de excelentes profesionales que, a mi juicio, habían contribuido a aupar a RTVE a la altura que merece un medio de comunicación público. En concreto, mis quejas iban dirigidas a tu marcha y a la de Ana Pastor.

Aunque no esperaba respuesta la recibí. Lamento no conservar los emails, por tanto, los resumiré brevemente. La Sra. Caballero me indicó que la configuración de la plantilla de RTVE excedía sus competencias, las cuales se centraban exclusivamente en los contenidos de la programación; lamentó también mi disgusto y mi decisión de dejar de sintonizar RTVE. Su respuesta me pareció lógica y correcta. Por tanto, decidí esperar a poder formular una crítica concreta y aprovecharla también para agradecer su amable respuesta.

Lo cierto es que no tardé mucho en poder hacerlo. A finales de agosto de 2012 se produjo el tercer accidente consecutivo, en el plazo de un mes, en el metro de Madrid. Previamente había habido muertes y en esa ocasión 22 heridos leves: https://www.youtube.com/watch?v=nZNod_OjErA. Hacia esas fechas tuvo lugar también la tradicional “Tomatina” de Buñol. En la segunda edición de los informativos de RTVE se dedicó, en aquel momento lo cronometré, un tiempo insultantemente mayor a la segunda noticia. No podría ahora precisarlo, pero creo recordar que fueron unos pocos segundos para el accidente y cerca de 2 minutos para la fiesta. El hecho en cuestión no me sorprendió: desde vuestro relevo, el visionado de los informativos públicos llegó a convencerme de que ya no vivía en España, sino en Arcadia y que nuestro Telediario era una fusión imperfecta de “Raíces” (http://goo.gl/ZevAXP) , una revista del corazón y un magazine deportivo.

Respondí pues a la Sra. Caballero, agradeciéndole en primer lugar su mensaje y ahora sí, entrando en sus competencias. Mi correo se podría resumir en una sola pregunta: “¿A qué criterios informativos o periodísticos responde que dediquen Vds. unos pocos segundos al tercer accidente consecutivo en el metro de la Capital, mientras que emplean casi 2 minutos en mostrar un acontecimiento festivo?”

Obviamente, nunca esperé ni recibí respuesta. Hay preguntas que no la tienen y otras que no se pueden responder. La que yo hice pertenece al segundo grupo.

Desde entonces, el botón con el número 1 de nuestros mandos está reluciente. No miento si te digo que, salvo algún partido de fútbol que tengo que ver por obligación paterna, (tengo un mini-futbolista de 10 años), RTVE ha dejado de existir para todos nosotros. Ahora tengo organizados los informativos como sigue: me levanto con Esther Vaquero y María José Sáez (Antena 3), como con David Cantero e Isabel Jiménez (Telecinco), y Cristina Saavedra (La Sexta), ocupa tu lugar en la mesa de la cena.

Un abrazo.
P.D. Si vienes por el norte estás invitada a una cena real; virtuales ya hemos tenido muchas.

Anuncios

~ por Orfeo en 8 diciembre 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: