La fábula del físico, el ingeniero y el economista

Un físico, un ingeniero y un economista sobreviven a un accidente de avión que los lleva a una isla desierta. Desafortunadamente, el único alimento que consiguen rescatar de los restos del siniestro es una gran lata de conservas, que no pueden abrir al no disponer de ninguna herramienta. Sentados frente a ella, cada uno propone su particular forma obtener el alimento, basada en sus conocimientos profesionales. El físico sugiere calentar la lata tanto como sea posible para que al enfriarla bruscamente con el agua de mar se produzca una grieta. El ingeniero propone atarla con lianas y, tras calcular una trayectoria pendular, golpearla contra una roca de sílex debidamente fijada al tronco de un árbol. Por último, el economista, con meliflua sonrisa ante la cara de asombro de sus compañeros, plantea la siguiente hipótesis: “Supongamos que tenemos un abrelatas…”. Acto seguido, se despide con gran educación. Físico e ingeniero deciden, desconcertados, retirarse también a descansar.

La hipótesis enunciada por el economista impide dormir al físico y al ingeniero, que se debaten hasta el amanecer entre la duda sobre la existencia real del abrelatas y la forma de encontrar el procedimiento más adecuado para abrir la lata por otros medios. Entre tanto, el economista recupera fuerzas con un plácido y reparador sueño.

A la mañana siguiente, cuando el físico inicia la construcción del horno que habría de servir para abrir la lata el economista, en tono insinuante, le susurra con complicidad: “Imagínate que tuviéramos un abrelatas… ¿Qué harías?”. A lo que el físico responde que abrirla y repartir la comida, ya que hay suficiente para los tres. A esta afirmación el economista responde reflexivo, “Si tuviéramos un abrelatas no tendríamos porqué compartir la comida con el ingeniero, especialmente considerando que su método para abrir la lata posiblemente nos dejará sin comida a los tres”. Dicho esto se aleja tranquilamente a la búsqueda del ingeniero que a su vez se afana en realizar un montaje con lianas para ensayar su método. Una vez lo encuentra en un claro del bosque le insinúa igualmente y con la misma procacidad: “Imagínate que tuviéramos un abrelatas… ¿Qué harías?”. La respuesta del Ingeniero, parecida a la del físico, provoca un comentario homólogo al realizado pocos minutos antes ante éste. Hecha su valoración, el economista se aleja con una sonrisa manteniéndose durante días apartado de ambos.

Día tras día, físico e ingeniero son más incapaces de concentrarse en sus respectivos trabajos mientras piensan obsesivamente en la necesidad de disponer de un abrelatas, y más aún en la posibilidad de que el economista tenga uno oculto. De hecho, los comentarios de éste los han convencido de que realmente esconde la herramienta y lo único que pretende es que el reparto de la comida se haga entre menos comensales. El tiempo pasa inexorable y el hambre devora las entrañas de los náufragos. La relación entre el físico y el ingeniero se ha ido deteriorando, perturbada por los sutiles comentarios del economista, al no llegar a un acuerdo respecto de la mejor forma de abrir la lata. La idea de que el economista oculta el abrelatas los perturba ya hasta el punto de no ser capaces de acometer ninguna tarea útil. Entre tanto, el economista espera pacientemente.

Una mañana, en su paseo matutino el economista encuentra el cadáver del físico en la playa y al ingeniero gravemente herido por la pelea que han mantenido. Con parsimonia recoge la lata y la ubica en el horno que había diseñado el físico. Posteriormente, la enfría en el agua del mar pero no consigue abrirla ya que no conoce los detalles del procedimiento diseñado por su fallecido compañero. Decepcionado, se desplaza al bosque donde tras varios intentos frustrados consigue arrojar la enorme lata contra la punzante piedra instalada por el Ingeniero. Sin embargo, al no conocer los cálculos hechos por éste y al haberse debilitado la lata por el intento anterior estalla en mil pedazos esparciendo la comida a los cuatro vientos, donde rápidamente es devorada por los insectos y animales salvajes que desde la muerte de los otros dos náufragos acechan insidiosamente al economista.

El poco alimento disponible sólo le permite tener una lenta agonía. Es por tanto hallado muerto por el equipo de rescate a corta distancia de donde yacen descompuestos los cadáveres del físico y el ingeniero. Los rescatadores identifican a las víctimas y encuentran los restos de la gran lata de comida en las cercanías. Uno de ellos exclama, “lástima: sólo les faltó un abrelatas”, a lo que el otro responde, “te equivocas, no les faltó el abrelatas, les sobraron las previsiones de riesgo y el economista”.

Para Standard & Poors, Fitch y Moody’s que tarde o temprano reventarán la lata.

Anuncios

~ por Orfeo en 17 julio 2011.

13 comentarios to “La fábula del físico, el ingeniero y el economista”

  1. jaja, el ingeniero tiene el ingenio para resolver el problema, el economista que calcule el riesgo pais

  2. Esto no es una fábula (no son animales los que hablan) no ha sido pensada y obviamente no fue bien escrita o desarrollada, es nada más que la prolongación de un viejo comentario en cuanto a las suposiciones hechas por los economistas y bastante desarticulada en cuanto a la forma en que ha sido escrita. Lamentable.

  3. Los economistas y los abogados son los peor de la sociedad.

  4. Fábula: La fábula es una composición literaria breve en la que los personajes son animales o cosas inanimadas que presentan características humanas.

  5. Bendito comentarista indocumentado:

    Noooo, no busques en la Wikipedia, busca en el diccionario, criatura de mi vida. Incluso si eres Argentino, pais maravilloso por cierto, la RAE también recoge las variantes latinoamericanas del español, todas ellas igual de válidas que las de mi país, además de enriquecedoras, divertidas y de gran riqueza semántica.

    Permíteme una broma inocente: ¿Sos boludo/a o qué :)?

    Diccionario RAE, última edición – versión online:

    http://lema.rae.es/drae/?val=F%C3%A1bula

    Por si el Sr./Sra., inasequible al desaliento e impermeable a la información, no sabe copiar y pegar o pinchar en el enlace, aquí está la definición:

    fábula.
    (Del lat. fabŭla).
    1. f. Breve relato ficticio, en prosa o verso, con intención didáctica frecuentemente manifestada en una moraleja final, y en el que pueden intervenir personas, animales y otros seres animados o inanimados.

    Querido/a, feliz Navidad, pon el árbolito el día 24 y pídele a Papa Noel o a Cristkind que te regale un diccionario. Si no te complace usarlo para escribir tus comentarios sin hacer el ridículo siempre lo podrás utilizar para nivelar algún mueble de casa :).

    Finalizo ya: con este texto no pretendo faltarte al respecto. Es sólo ironía ante una obstinación pueril de quien se pasa de listo y no saber replegar las velas a tiempo.

    Sinceramente y ya sin ninguna ironía: Feliz Navidad donde quiera que estés.

    P.D. Si eres Economista te aseguro que mi intención no es desacreditar tu profesión en el escrito, sólo manifestar la contribución de algunos de tus colegas de profesión al horror que ha supuesto la crisis que todos padecemos.

  6. hola … me parece un tanto incierta y no tan precisa la descripción de la fabula…

  7. pues en cierto sentido muchos físicos e ingenieros se dejan manipular por los economistas comerciantes… claro esta que hay un porcentaje del total, que se salen por la tangente del circulo vicioso del comercio capitalista,, se ve bien claro que muchos de nosotros a falta de independencia económica nos vendemos a los economistas… so pretexto de que nos financien o trabajemos para ellos aparentando que cumplimos y satisfacemos nuestros anhelos de hacer realidad nuestros proyectos de ingeniería como de física… eso es lo que pasa en nuestra sociedad alopata , que venden sus conocimientos como una mercancía barata so pretexto, de que están logrando sus objetivos… entiendan bien que los vendedores=comerciantes=economistas compran ingenieros y Físicos, usándolos como conejillos de indias, para sacar jugosas ganancias a costa de ellos…hablando en sentido metafórico.. claro esta, ya que tanto ingenieros y físicos o cualesquier cientista, el que sale ganando siempre sera el economista…los ejemplos abundan quien haya tenido cultura de la historia de la ciencia… el error de tales cientistas es que se enamoran tanto de la ciencia que su mundo se encierra en uno o mas círculos concentricos con un radio variable en el tiempo del conocimiento.. hasta que su vida termina exprimida por los famosos vampiros del comercio…

    hacer ciencia por las migajas que nos dan los economistas… es encerrarse en un laverinto en el cual casi muy pocos encuentran la salida.. por que simplemente el poder del dinero elije hacerlo…

    pero hacer ciencia por la misma ciencia es la suprema libertad ensimismada creciendo internamente, protegida por la voracidad insaciable del economista vampirico esperando en la oscuridad en donde clavar sus recios colmillos a tan apetecido cerebro ambulante desprevenido no de ciencia , si no de sentido comun…

  8. Una reflexión de lo más interesante 🙂

  9. No me gustó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: